Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Domingo 28 de mayo de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

Idea, desarrollo, estrategia: cambiar desde la Cultura - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Una gran iniciativa en la Cultura consiste en proponer acciones que sean beneficiosas para promover el ámbito cultural, eso es una obviedad, pero creo que seguimos sin saber qué significa algo tan obvio. Y lo digo porque sigue faltando lo fundamental: tener una idea de conjunto, un plan de desarrollo, una estrategia para su puesta en marcha… luego viene lo que parece más difícil: los medios. Toda una vida hablando de las carencias económicas en la Cultura, de la imposibilidad de avanzar con apoyos firmes, de la falta de inversión desde lo público primero, y desde lo privado después… toda una vida sufriendo algo mucho peor que la desinversión: del desmadeje de la Cultura y el barrido de las mejores mentes.

república, cultural, revista, digital, política cultural, cultura, elecciones, cambio, ayuntamiento, estado, frinje madrid, 2016, La República Cultural

Idea, desarrollo, estrategia: cambiar desde la Cultura

Es momento de abandonar la política de parches

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Políticas sin parches
Ampliar imagen

Políticas sin parches

Por unas políticas culturales sin parches.

Políticas sin parches
Ampliar imagen
Políticas sin parches

Por unas políticas culturales sin parches.

DATOS RELACIONADOS

Más información: Frinje Madrid

Julio Castro – La República Cultural

Una gran iniciativa en la Cultura consiste en proponer acciones que sean beneficiosas para promover el ámbito cultural, eso es una obviedad, pero creo que seguimos sin saber qué significa algo tan obvio. Y lo digo porque sigue faltando lo fundamental: tener una idea de conjunto, un plan de desarrollo, una estrategia para su puesta en marcha… luego viene lo que parece más difícil: los medios.

Toda una vida hablando de las carencias económicas en la Cultura, de la imposibilidad de avanzar con apoyos firmes, de la falta de inversión desde lo público primero, y desde lo privado después… toda una vida sufriendo algo mucho peor que la desinversión: del desmadeje de la Cultura y el barrido de las mejores mentes. Pero el problema desde el ámbito público, a mi modo de ver, no está fundamentalmente en la parte económica, porque se queda a unos diez años luz antes de llegar a ese aspecto. Por eso marcaba antes idea de conjunto, plan, estrategia… Si en lugar de superar esos tres obstáculos fundamentales, llegamos a la cuestión financiera y económica, pero entonces hay que preguntarse ¿medios para hacer qué?

Frinje Madrid 2016, por ejemplo

Hoy se presenta uno de los eventos culturales de las Artes Escénicas y la música del Ayuntamiento de Madrid, el Frinje 2016. Es la quinta edición (antes “Fringe” hasta 2014), y parece que la historia no acaba de asentarse. Cuando cada año parece que se ha dado con un pequeño camino de enlace para desarrollar líneas maestras que conduzcan el concepto, todo se da la vuelta. El pasado año, con las críticas sobre ciertos aspectos que planteaba, me atreví a decir “ya son avances atisbar que hay una línea de programación y de intenciones, lo mismo que se proponen cambios e ideas rompedoras, pero sin dejar el vacío y el azar a los resultados”, que es algo que no veo en esta ocasión.

Quiero volver luego brevemente sobre la cuestión de ligar conceptos y propuestas, pero sobre el tema que ocupa ahora, hace unos días miraba la programación de Frinje Madrid 2016, y la primera sensación es que me deja bastante frío. Encuentro algunas propuestas de compañías que me interesan mucho, como Voadora, Grumelot, Club Caníbal o La Belloch, encuentro algún proyecto que puede parecer prometer en los contenidos, pero la realidad es que, más allá de la dificultad de ver en ocasiones grandes propuestas, la justificación del propio festival no va más lejos. Pongamos por caso el recientemente celebrado Surge, ya en su tercer año, que se planteó desde el principio como una muestra que apoya la creación y el desarrollo, pero desde las perspectivas de las compañías, los pequeños y medianos espacios escénicos madrileños y el acercamiento al público de la ciudad. Si contrastamos eso con lo que ahora aparece en esta programación, no alcanzaremos a encontrar el sentido de las cosas (¿quizá falla la perspectiva de la idea de conjunto que proponía al comienzo?), y es cierto que se presenta la programación dividida en seis apartados (Presente, Pasado, Futuro, Nuevos Públicos, Procesos y Música), pero aparte de un ligero matiz, esa compartimentación no me llega ningún concepto a partir de sus contenidos (sí, claro, Nuevos Públicos es la programación familiar, y Música es música).

Desarrollar una visión global en la Cultura

Me hubiese gustado encontrar una idea global de concepto, una concepción de conjunto, una elaboración de criterios, unos objetivos que alcanzasen al público, a l@s profesionales, a los objetivos de las Artes Escénicas en Madrid. Quisiera saber que este nuevo equipo municipal al que voté y apoyo en tantas cosas (si fuese uno que no he votado, también exigiría, ya lo he hecho), quiere de verdad llevar a cabo un desarrollo en cada ámbito cultural y en su conjunto, y que sabe por dónde se anda, pero tengo claro que, desde luego este año, no han sabido demostrarlo.

Y por ser constructivos, cuando en la Asamblea de Cultura de Sol tratamos de trabajar para desarrollar conceptos comunes, se evidenciaba que estamos ante un sector completamente (e intencionadamente) fragmentado, pero que aun peleándose hasta por los puntos y las comas, tiene un enorme deseo de lograr desarrollar lo suyo y trabajar viviendo de ello: cosa que a día de hoy no ocurre en el 90% de los casos. No digo que el Ayuntamiento sea fruto de aquello (que no lo es), ni que la gestión cultural se realice en asambleas populares (como tampoco se hace con otras tareas técnicas, como la sanidad, la educación…), pero sí digo que el ámbito de profesionales de la Cultura puede apoyar un desarrollo social básico y necesario, y para ello es pilar fundamental con el que no se cuenta, o se hace fraccionadamente.

Generar desde las Artes pero con las Artes

Tuve y tengo la enorme expectativa de que este Ayuntamiento de Madrid sepa ver que el ámbito de la Cultura no es un conjunto de cosillas que se hacen para pasar el rato. Que las Artes son un aspecto muy complejo. Que aquello que generan, no sólo es parte de la riqueza fundamental y básica de un país, sino que, además, produce desarrollo económico y social. Que cuando un artista hace teatro, está tirando de artistas plásticos que hacen decorados o atrezo, de músicos que aportan una pieza fundamental, de escritores que plantean un contenido, de técnicos de iluminación y sonido que crean un entorno adecuado… ¿generan empleo? Y lo pongo burdamente, para que nadie diga que no se entera.

Pero más allá de la manera en que las Artes como praxis se aglutinan y se enredan para rodar, la Cultura es un concepto global y debe contar, desde las políticas de todos los niveles, con un interés, con una atención, con objetivos que marquen las líneas de trabajo en su conjunto. Eso es lo que no hay ahora en absolutamente ninguno de nuestros ámbitos: ni ayuntamientos, ni comunidades autónomas, ni gobiernos estatales: ni lo ha habido.

Puntos clave de la visión y la estrategia

Es preciso que aparezcan mentes con visión clara y fresca, ágiles en sus observaciones y planteamientos. No, no es preciso que aparezcan, sino que estén en los lugares adecuados. Y que tengan la ocasión de eliminar del menú el “pan y circo”, para arrancar de una vez con un proyecto que contenga objetivos globales, para que esta sociedad perciba realmente el fruto de lo que merece, con una clara intención. Objetivos globales que, progresivamente, se vayan devanando para descender a otros más concretos, más locales o específicos, más tangibles.

Si logramos que esos objetivos estén sobre la mesa, habrá oportunidades para buscar y proponer las estrategias, para encontrar los medios, para organizarse y efectuar un verdadero plan de inversión y distribución, adecuado a la realidad cultural, tanto en necesidades como en oportunidades: en definitiva, hacer realidad los sueños.

Y ahí está la estructura simple de conjunto, desarrollo y estrategia, tan sencilla y complicada. Lo que ocurre es que nunca se ha tratado de llevar a cabo, vivimos del parcheo y de las ideas del momento, pero no de un plan o una estrategia, y eso se refleja en este Frinje Madrid 2016, como se refleja también en todo lo demás referente a la Cultura de este país (y de la mayoría).

Estamos a la vuelta de la esquina con un cambio de país, que puede virar su rumbo de manera tan enorme, que por fin correremos riesgos: corremos el riesgo de ser vanguardistas si apostamos por organizarnos, y eso será peligroso, porque un pueblo con Cultura es un pueblo desarrollado, y un pueblo desarrollado es un pueblo que piensa, que exige, pero también que avanza. Así que busquemos las manos y las maneras, pero siempre desde las mentes y las ideas, porque lo demás tan sólo es escaparate.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons