Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Sábado 24 de junio de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

Otra mirada a las mujeres en reclusión con La santa Juana de la Cruz - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Toda historia sagrada se mueve en el marco de lo ficticio e imaginario, ya sea por deformación popular, ya por desinformación, ya por intereses espurios de quienes ostentan el poder. Pero lo cierto es que el trasfondo de toda historia suele albergar otras realidades que se nos pueden manifestar en forma de aquello que no se quiso mostrar, en algunos casos, o de fines moralistas interesados. A quien recibe esa historia (como la de cualquier ficción) es a quien corresponde analizar, desgranar y dilucidar dónde reside lo auténtico y dónde están los velos que cubren la realidad y su interés.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, juana de la cruz, ana contreras, Isabel Arcos, Leire Asarta, Lara Contreras, Ana Contreras, María Victoria Curto, Victoria Gullón Diego, Concha Real, Reyes Rodríguez Fernández-Salguero, Silvina Rodríguez, La República Cultural

Otra mirada a las mujeres en reclusión con La santa Juana de la Cruz

El precio del pensamiento libre y el desarrollo literario

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
La santa Juana de la Cruz
Ampliar imagen

La santa Juana de la Cruz

Todo el elenco a la muerte de Juana (Concha Real, Silvina Rodríguez, Mª Victoria Curto, Victoria Gullón, Leire Asarta, Lara Contreras, Ana Contreras, y en el suelo Reyes Rodríguez Fernández-Salguero). Foto: Julio Castro.

La santa Juana de la Cruz
Ampliar imagen
La santa Juana de la Cruz

Todas las Juanas de la obra de Ana Contreras (Victoria Gullón, Mª Victoria Curto, Reyes Rodríguez Fernández-Salguero, Ana Contreras, Leire Asarta, Concha Real). Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Dramaturgia y dirección escénica: Ana Contreras Elvira
Intérpretes: Isabel Arcos, Leire Asarta, Lara Contreras, Ana Contreras, María Victoria Curto, Victoria Gullón Diego, Concha Real, Reyes Rodríguez Fernández-Salguero, Silvina Rodríguez
Ayudantía de dirección: Lara Contreras
Asesoría musical: Ana Fernández-Vega
Diseño plástico: Lara Contreras
Diseño gráfico: Óscar Moreno Bofarull
Realización de vestuario: Hermanas Clarisas del Monasterio del Santo Cristo de Balaguer, Hermanas Clarisas del Santuario-Monasterio de Santa María de la Cruz de Cubas de la Sagra

Julio Castro – La República Cultural

Toda historia sagrada se mueve en el marco de lo ficticio e imaginario, ya sea por deformación popular, ya por desinformación, ya por intereses espurios de quienes ostentan el poder. Pero lo cierto es que el trasfondo de toda historia suele albergar otras realidades que se nos pueden manifestar en forma de aquello que no se quiso mostrar, en algunos casos, o de fines moralistas interesados. A quien recibe esa historia (como la de cualquier ficción) es a quien corresponde analizar, desgranar y dilucidar dónde reside lo auténtico y dónde están los velos que cubren la realidad y su interés.

No obstante, cuando se inicia del viaje hacia el fondo de cualquier hecho pasado o narrativo, comprobaremos que es muy complicado disgregar realidad de invención, especialmente cuando el tiempo ha pasado, o cuando los hechos no se quisieron mostrar en toda su materialidad a quienes pudieran venir más tarde.

Aquí encontramos mucha de esa pequeña gran controversia, generada por el mero hecho de investigar la existencia pasada de un ser auténtico, utilizando diferentes prismas, para tratar de mostrar el conjunto de realidades que conforman la percepción de ese ser a través de un único punto de mira del mismo prisma. Es como intentar recorrer el camino inverso del haz de luz desde la descomposición multicolor hacia el foco de su blanco compuesto: nadar a contracorriente.

Tras un largo proceso de investigación, Ana Contreras recoge la vida de Juana y la transforma en puesta en escena, magnificando algunas situaciones que en su momento fuero objeto de controversia dentro de la propia iglesia católica y significaron la necesidad de luchar con los medios a su alcance por parte de la protagonista de esta historia.

El montaje consta de una parte más histórica, otra más narrativa y otra tercera más literaria a partir de textos de Juana. Mientras la primera expone hechos recogidos de fuentes que narran su visión de la protagonista, y los incluyen en la línea temporal, la segunda se centra en dar una visión más objetiva de la manera en que aquella debió de vivir su paso por los conventos y la vida de abadesa. Hablar de Juana Vázquez Gutiérrez es hablar del punto final a la época que conocemos como Edad Media, para encontrarnos adentrándonos en las clausuras donde las mujeres podían gozar de ciertas mayores libertades en algunos casos, o de mayor condena en otros.

La monja decide ingresar en el convento huyendo del matrimonio concertado por su padre, pero desde allí se descubre como una escritora con opiniones que causarían controversia en la corte eclesial. Perteneciente a las franciscanas, el grupo de monjas de clausura que aún siguen en sus monasterios, siguen el voto de pobreza de la orden, lo que claramente no tiene por qué influir en las ideas y tendencias, por lo cual tuvo su propia iniciativa a la hora de mostrar las suyas. La protección del cardenal Cisneros seguramente tuvo mucho que ver en su salvaguarda y la de sus escritos, no obstante lo cual no debió ser fácil su trayectoria.

Recientemente veríamos a otra Juana de la Cruz, ajena a esta, y que muestra la compañía El Curro DT, en una revisión de su propio trabajo tras años de su creación, a través de La insigne monja gerónima. En esta ocasión, el previo mostrado por el equipo de Contreras, con la Juana toledana, escoge hacerlo en el lugar más cercano, porque tiene lugar en el monasterio de Cubas de la Sagra, un municipio próximo al de nacimiento de la ahora proclamada santa, y donde pasaría su vida monástica.

La propuesta se muestra con diversas vertientes, cada una con su propio peso e integradas a través de la puesta en escena. Así, se puede presenciar la manera de trabajar los textos desde el propio cuerpo, pero también desde la voz y desde la emotividad. Pero quizá lo más importante es el punto de partida, que es el de la investigación sobre la protagonista, no desde la visión religiosa de su vida monástica, sino desde el resultado de su iniciativa personal, como mujer con necesidad de crear desde la escritura, opinar desde sus textos y generar desde el ejercicio de un poder ganado.

El montaje corre el riesgo de ser mirado con una perspectiva única, ya sea la religiosa, la histórica o la literaria. Sin embargo, hay un proceso reivindicativo que no es difícil de encontrar, cuando, por ejemplo, encontramos que fragmento a fragmento, dentro de la trayectoria del montaje, las monjas acaban haciendo una misa completa, cuestión que tienen prohibida por la iglesia. Pero otros momentos, motivos diversos, también sugieren escenas similares a las de los adoradores del sol, o los aquelarres, cuestión sorprendente si reflexionamos sobre el periodo histórico concreto y el papel de la inquisición en España. Máxime cuando tratamos de una protegida por el cardenal Cisneros. Aunque resulta más comprensible si indagamos un poco más en el pasado, en los roles asumidos por la iglesia en su expansión, en las culturas previas, y en la propia represión de las mujeres a través de sus actividades. Pero seguramente, esto sea cuestión de la mirada personal de cada espectador…

En la propuesta encontraremos una parte más histórica, incluso narrativa, que contrasta con la más teatral, e incluso con la musical. Y aunque también encontramos parte de la literaria referida a Juana, se está algo menos presente, inclinándose a favor de un proceso más abierto hacia lo posdramático y menos ceñido a los papeles cerrados en escena. En este sentido, también hay que decir que no se trata de un proceso cerrado, sino que va evolucionando hacia las siguientes puestas en escena. Por otra parte, el planteamiento de los personajes no obedece a un concepto habitual, sino que trabajan con varias Juanas, que van tomando su papel en función del momento vital, de la situación o de la idea que van a abordar y del punto de vista en que se ubican.

El proceso y el desarrollo que nos propone el equipo de Ana Contreras nos hacen reflexionar sobre la difícil posición de la mujer en cualquier tiempo, frente al carácter patriarcal, pero, especialmente, cuando se trata de clases sociales medias o bajas de la época, ya que la parte feudal debe estudiarse de otra manera (con todo y sus discriminaciones), y pensando que precede el reinado de una mujer como Isabel de Castilla, que sin embargo deriva en el encierro de su hija Juana para impedir su reinado, supone una visión interesante la que abarca este periodo histórico.

Hay un trabajo profundo, no sólo de investigación por parte de la autora y directora, sino de todo el equipo, que se involucra en el proceso de puesta en pie, llegando a concentrarse para ello en uno de los conventos de franciscanas, el de Cubas de la Sagra, unos días antes de su estreno.

Al parecer, tanto el desarrollo del trabajo como el resultado, también ha tenido su impacto en las comunidades que siguen las creencias a partir de la santa (es preciso decir, que es sólo se la reconoce como “santa proclamada por el pueblo”, ya que la iglesia no culminó el proceso iniciado en 1619), y es que parece que se trata de unas comunidades de monjas de clausura particulares en su manera de ser, y que valoran el contenido de su libertad dentro del propio convento a través de la vida contemplativa que les otorga otras libertades. Tanta es la trascendencia que ha tenido la preparación, que el vestuario ha sido realizado a iniciativa propia por las monjas del monasterio de las Clarisas de Balaguer, mientras las tocas las hicieron las de Cubas de la Sagra. Esto evidencia que un mismo trabajo puede ofrecer visiones muy dispares, en función de los objetivos que se busquen.

Cada cual tiene la posibilidad de sublimar sus propias iniciativas de vida a través de los procesos que le parezcan más adecuados, y es evidente que en momentos más complejos, la religión fue una salida para muchas personas a través de la iglesia católica, como hoy lo es en otras culturas a través de otras religiones. La visión del resultado me es ajena en cuanto a creencias, ya que me parece que es indiferente frente al creador o la creadora que quieren hacer y proponer. Lo interesante es ser capaces de analizar el concepto que mana de aquello, tanto desde su visión, como desde la que trasciende a la creencia. Si no fuera por eso, la mayor parte de los avances culturales y científicos actuales hubieran estado condenados al archivo, la desaparición o la inexistencia. Más importante es hacernos protagonistas de nuestra propia historia, pero para eso es preciso investigarla y conocerla.

Fecha: el Sábado 1 de julio de 2017

Horario: a las 20:30h

Lugar: Punto de Encuentro - Plaza de San Diego (Alcalá de Henares -Madrid-)

Para más información y entradas:

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons