Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Sábado 22 de julio de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

Ataduras y dependencias, Entre lo real y lo vivido - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

¿Somos libres? Tomamos por ataduras a las ligazones éticas y personales que van enredándose y sujetándonos al entorno durante toda la vida, y cuando llega el momento de rechazar o cortar, no hay verdadera consciencia de que otras ligaduras, las que desde otros rincones nos condicionaron para mantener cuerpo y mente dependiendo de las ideas de otros, están tan escondidas en esa maraña personal, que cortamos las que no son, las que sujetan y dan confort, frente a las que tratan de controlar y dirigir la nuestra vida.

república, cultural, revista, digital, escena, teatro, Danza, contemporánea, otome, bunraku, Mari Cruz Planchuelo, Alejandra Prieto, Antonio Dueñas, La República Cultural

Ataduras y dependencias, Entre lo real y lo vivido

El otome bunraku se libera de sus condiciones

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Entre lo real y lo vivido
Ampliar imagen

Entre lo real y lo vivido

Bailando el peso de la religión en la mujer con Mari Cruz Planchuelo. Foto: Julio Castro.

Entre lo real y lo vivido
Ampliar imagen
Entre lo real y lo vivido

La otome bunraku (movida por Alejandra Prieto) en la primera parte de la función. Foto: Julio Castro.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Creadoras: Mari Cruz Planchuelo, Alejandra Prieto
Dirección: Alejandra Prieto
Música y composición: Antonio Dueñas
Iluminación: Paloma B. Bielicka

Duración: 45’

Julio Castro – La República Cultural

¿Somos libres? Tomamos por ataduras a las ligazones éticas y personales que van enredándose y sujetándonos al entorno durante toda la vida, y cuando llega el momento de rechazar o cortar, no hay verdadera consciencia de que otras ligaduras, las que desde otros rincones nos condicionaron para mantener cuerpo y mente dependiendo de las ideas de otros, están tan escondidas en esa maraña personal, que cortamos las que no son, las que sujetan y dan confort, frente a las que tratan de controlar y dirigir la nuestra vida.

Dentro de la muestra Surge Madrid de 2017 por Mari Cruz Planchuelo y Alejandra Prieto. Es cierto que su punto de vista parte, inicialmente y en su exposición, desde otro lugar, que es el de mirar sus creaciones de otome bunraku con los ojos de quien genera un ser inanimado y le transfiere sus propiedades o, al menos, intenta dejar en él la huella de aquello que ve a través de sus ojos de artista.

Recordaré de nuevo el sentido del otome, que es un tipo de marioneta japonesa que se pega al cuerpo de la actriz o el actor, de manera que la cabeza se mueve con su cabeza, sus brazos son movidos por los de la persona que manipula y las piernas son compartidas. La propuesta que nos presentan en esta ocasión participa de diferentes recursos, porque aparte de un otome bunraku, aparecen otras figuras, más o menos estáticas, y comparten espacio con una figura sacramental dentro de una procesión y con el trabajo de danza y teatro de Mari Cruz Planchuelo.

El trabajo se divide en dos partes, una primera con el otome, otras segunda con la idea de la adoración a la figura de una enorme virgen. Desde el momento en que la marioneta descubre que es manejada por hilos, pero también que está formado por manos ajenas y que recorre los pasos de otra persona, parece cuestionarse su propia realidad, así como la de su entorno, lo cual la conducirá a una especie de rechazo de su existencia. En esta primera parte se divide el trabajo entre Alejandra Prieto, y Mari Cruz Planchuelo tomando una el relevo de la otra entre acciones.

La segunda parte, como decía, lleva a Mari Cruz a la adoración de una figura procesionaria, ante la cual se postra entre los términos de “penitencia, sufre, pena, pecadora, culpable…”. A partir de ahí se genera una irónica y surrealista acción que pueden poner de manifiesto las dependencias y manipulaciones de la religión.

Una visión muy crítica de la tragedia vista en parte a través de la comedia, donde el papel de la mujer está muy presente, no sólo por el hecho de ser dos intérpretes femeninas, sino por el papel que juegan en ambas piezas. Si bien el paso de una parte a la otra es un tanto brusco y rompe la acción, un vals de marionetas sueltas de ataduras acabará por unirlas en un espacio de mujeres liberadas de dependencias y coacciones. Así que, la mirada que comienza desde el “yo” de las marionetas, termina por trasladar al público el análisis del “yo” de cada cual en la sociedad y de la posición de la mujer en la misma.

Anteriormente hemos visto el trabajo de ambas profesionales, ya sea por separado, como, desde hace un tiempo, de forma conjunta a través de las propuestas de Winged Cranes. En este caso se enfrentan solas a esta nueva creación que, como siempre, tiene mucho que ver con la crítica social y con la denuncia sobre la discriminación sexual. Quizá de las puestas en escena es el más abstracto que he podido ver, ya que los anteriores centraban hechos históricos o señalaban a protagonistas, pero aquí se aborda con una mirada más global en sus destinatarios y más concreta en el objeto de su denuncia.

Más información

Entre lo real y lo vivido quiere investigar en la fascinación que sentimos ante lo inanimado, en el papel irresistible del ser humano como demiurgo y en la necesidad que tenemos de “hominizar” los seres que nos rodean en una búsqueda constante de nosotros mismos.

Entre lo real y lo vivido es un proyecto de danza y otome bunraku que investiga en la diferencia entre el ser vivo animado y el ser inerte, que necesita ser animado para estar vivo ¿Qué nos hace humanos? ¿Qué nos diferencia de lo inanimado? ¿Cómo es esa experiencia entre lo que parece vivo y y lo que está vivo? ¿Cómo creamos la realidad de la experiencia ¿Qué hay de autómata en la condición humana? ¿Cómo es el encuentro entre el ser vivo, el performer, manipulador, y el ser animado, el manipulado, el objeto? ¿Qué es eso de lo humano?

Otome bunraku. El otome es un muñeco de origen japonés que va “pegado” al cuerpo del manipulador, de forma que reproduce sus movimientos. Alejandra Prieto y Mari Cruz Planchuelo llevan tiempo trabajando con este tipo de bunraku, muñeco, “autómata”. En su origen el tamaño de un otome es de alrededor de un metro y completamente articulado. Los pies del otome van sujetos a las rodillas de la manipuladora (en Japón son sólo mujeres las que los llevan). Pero en The Winged Cranes los otomes son a escala humana y sus piernas son sustituidas por las piernas de la bailarina-artista-manipuladora.

Fecha: el Domingo 14 de mayo de 2017

Horario: a las 20:00h

Lugar: Teatro LaGrada - c/ Ercilla, 20 -Embajadores- (Madrid)

Información y reservas:
Teléfono: 91 517 96 98
lagrada@teatrolagrada.com

Ver más fechas pasadas

Fecha: el Domingo 14 de mayo de 2017

Horario: a las 20:00h

Lugar: Teatro LaGrada - c/ Ercilla, 20 -Embajadores- (Madrid)

Información y reservas:
Teléfono: 91 517 96 98
lagrada@teatrolagrada.com

"
Fecha: el Sábado 13 de mayo de 2017

Horario: a las 21:00h

Lugar: Teatro LaGrada - c/ Ercilla, 20 -Embajadores- (Madrid)

Información y reservas:
Teléfono: 91 517 96 98
lagrada@teatrolagrada.com

"
Fecha: el Viernes 12 de mayo de 2017

Horario: a las 21:00h

Lugar: Teatro LaGrada - c/ Ercilla, 20 -Embajadores- (Madrid)

Información y reservas:
Teléfono: 91 517 96 98
lagrada@teatrolagrada.com

"
FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons