Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Domingo 28 de mayo de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

En Capitalismo: una historia de amor, Michael Moore denuncia los crímenes de su país - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Las causas de la maldad y perversidad del sistema capitalista desde el mismo epicentro de su actividad, es mucho más efectivo que culpabilizarlo desde fuera o desde enfrente. Por eso me parece que, una vez más, Michel Moore da en el clavo de nuevo, y nos sorprende con su última producción que, bajo el título "Capitalismo: una historia de amor" (Capitalism: a love story, 2009), desbroza los crímenes del sistema que rigen la potencia y prepotencia de los poderosos de su país, casi desde los orígenes de la conceptualización de este sistema económico como definitorio para Estados Unidos, hasta este mismo momento.

En Capitalismo: una historia de amor, Michael Moore denuncia los crímenes de su país

Un documental fundamental para comprender de forma sencilla la crisis y el futuro

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Capitalismo: una historia de amor
Ampliar imagen

Capitalismo: una historia de amor

Cartel del documental de Michael Moore.

Capitalismo: una historia de amor
Ampliar imagen
Capitalismo: una historia de amor

Michael Moore le explica a un policía que tiene que entrar en el banco con él para detener a los directivos y recuperar el dinero robado a los estadounidenes.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título original: Capitalism: A love story
Dirección y guión: Michael Moore
Fotografía: Dan Marracino y Jayme Roy
Música: Jeff Gibbs
Montaje: Conor O’Neill, John Walter, Jessica Brunetto, Alex Meillier, Tanya Meillier, Pablo Proenza y T. Woody Richman
País: Estados Unidos
Año: 2009.
Duración: 126’
Producción: Michael Moore y Anne Moore
Distribuidora: Alta Classics

Julio Castro - La República Cultural

Las causas de la maldad y perversidad del sistema capitalista desde el mismo epicentro de su actividad, es mucho más efectivo que culpabilizarlo desde fuera o desde enfrente. Por eso me parece que, una vez más, Michel Moore da en el clavo de nuevo, y nos sorprende con su última producción que, bajo el título Capitalismo: una historia de amor (Capitalism: a love story, 2009), desbroza los crímenes del sistema que rigen la potencia y prepotencia de los poderosos de su país, casi desde los orígenes de la conceptualización de este sistema económico como definitorio para Estados Unidos, hasta este mismo momento.

Hay tres cosas que me hacen reafirmarme en el valor de este hombre y de su trabajo: la primera es la forma de declararse enemigo de los criminales económicos que controlan su país, la segunda es que, mucho me temo, que no se fía ni un poquito del nuevo presidente Obama, y por eso deja en el aire algunas sugerencias que (estoy seugro) le llevarán a generar el próximo documental o el siguiente. Pero, sobre todo, la tercera cuestión: trabaja con un lenguaje que desciende casi en todo lo posible, hasta la comprensión de cualquiera que no tenga nivel alguno en cuestiones económicas, para comprender dónde reside el delito y los crímenes del capitalismo, las raíces de la actual crisis y las maniobras que hicieron los poderosos de Estados Unidos para dejarnos a todo el mundo con una mano delante, otra detrás y la boca abierta.

El trabajo de documentación es impecable, y no se limita a recolectar y exponer como hacen algunos, sino que se empeña en que le queden claros los términos como “capitalismo” y “libre empresa”, y ya de paso, toca otros como la democracia y la Constitución de los Estados Unidos. No se resigna al “porque sí” y, de esta manera, llega al espectador. Peca tal vez de ir un poco deprisa en algunos momentos, por lo que alguien puede quedar rezagado, pero en general retoma enseguida el hilo argumental.

Continúa con sus viejas obsesiones con el tema de las pistolas y escopetas en las casas (aunque lo deje caer tan sólo en dos ocasiones de refilón), y no deja pasar las cuestiones relacionadas con la guerra y ciertas conexiones con la economía de libre mercado que enriquecen a los banqueros y magnates yanquis.

Desde el principio tiene dos líneas argumentales que va entremezclando: los desahucios abusivos en Estados Unidos tras los préstamos abrumadores al pequeño consumidor, y la caída de la General Motros, sus causas y sus consecuencias. En definitiva: los orígenes de la crisis actual en el mundo.

Cuando inicia su argumento, su peculiar tono humorístico/sarcástico es predominante y lleva a muchas risas del público, que, pese a mantenerse, van amainando a medida que se comprende que la cosa no tiene “puta gracia”, porque estamos hablando de cómo se han hundido las economías del mundo, cómo se han quedado sin hogar millones de ciudadanos del mundo y cómo los bancos han sacado y siguen sacando beneficio de ello.

Frente a esta situación, otra mucho más esperanzadora: la rebelión de los pueblos. No debemos esperar una gran revolución, pero Moore recoge diversos enfrentamientos que el pueblo estadounidense ha ganado, en el ámbito laboral y en el del desahucio de sus hogares. Son pequeñas chispas que pueden encender esa hoguera, que el mismo cineasta alienta de principio a fin, con causas fundadas, porque, como dice al final: él no va soportar vivir así, “y no me pienso marchar”.

El film recoge imágenes documentales desde principios del siglo XX hasta la actualidad, pero también declaraciones actuales, incluso de políticos y gente del mundo de las finanzas (alguno amenazado de muerte por los magnates, por haber revelado lo que hacían) y, por fin, como no podía ser menos, los pequeños gag del propio Michael Moore, acudiendo a los bancos a realizar una detención ciudadana de los directivos o a exigir la devolución del dinero del pueblo estadounidense. Pide consejo a las puertas de Wall Street y uno de los que salen por la puerta le grita: “sí, que dejes de hacer películas”. Y es que cada vez es más molesto para el capitalismo. En General Motors no le dejan ni entrar los de seguridad (en los bancos tampoco, claro) y lamenta especialmente, lo que ha supuesto la destrucción de la GM en su pueblo natal, donde el desempleo se ha reconvertido en un montón de trabajadores que ahora se encargan de expedir las cartas de desahucio al testo del país, a nombre de los bancos que les dejaron sin sus fábricas.

En fin, no deja títere con cabeza y, pese a que apuesta por el cambio, no parece fiarse ni un pelo del presidente que ha sido financiado en su campaña por los propios especuladores. Y para remate, utiliza a la iglesia católica (en un país que tanto se rinde ante las creencias religiosas) para demostrar que las instituciones religiosas están también en contra del capitalismo y lo consideran crimen y pecado a la vez. La pregunta no es “¿por qué sigue funcionando?”, la pregunta es “¿cómo sigue vivo este hombre?”

FORO DEL ARTÍCULO
Opiniones publicadas: 5
  1. El Lunes 25 de enero de 2010, a las 11:45

    [468] Marxista dijo:

    (Abrir / Cerrar) Capitalismo: una historia incompleta

    El documental tiene sus elementos positivos y de denuncia. Pero peca mucho de etnocentrismo. Sólo habla de EEUU, no habla de la crisis y del capitalismo a nivel global. Pero peor aún es que no habla ni menciona los acuerdos de Bretton Woods de 1944 http://es.wikipedia.org/wiki/A..., y por tanto ni siquiera nombra al Fondo Monetario (...)

    El documental tiene sus elementos positivos y de denuncia. Pero peca mucho de etnocentrismo. Sólo habla de EEUU, no habla de la crisis y del capitalismo a nivel global. Pero peor aún es que no habla ni menciona los acuerdos de Bretton Woods de 1944 http://es.wikipedia.org/wiki/A..., y por tanto ni siquiera nombra al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial ni a la Organización Mundial del Comercio. Tampoco habla de las protestas en diferentes países, como las ocurridas en Seattle (en el propio EEUU)en 1999, que dieron lugar a la creación del Foro Social Mundial.
    En fin, se podía haber mucho mejor y más contundente, pero menos da una piedra.

  1. El Lunes 25 de enero de 2010, a las 11:52

    [469] Marxista dijo:

    En Capitalismo: una historia de amor, Michael Moore denuncia los crímenes de su país

    Cuando habla de otros planes o alternativas, se refiere a "la otra palabra que acaba en ismo". Le da miedo decir claramente Socialismo o Comunismo.
    Porque en el fondo todo el mundo sabe (o debería saber) que la única alternativa al capitalismo es el reparto de la riqueza según las teorías marxistas.

  1. El Lunes 25 de enero de 2010, a las 17:34

    [470] Carlos dijo:

    En Capitalismo: una historia de amor, Michael Moore denuncia los crímenes de su país

    Me parece muy hipócrita que este señor cobrara 2000 euros por entrevista en el festival de Cannes. Ademas este documental es para los americanos, dejando a un lado la egolatria y el sentimentalismo barato del señor Moore

  1. El Lunes 25 de enero de 2010, a las 17:55

    [471] RD dijo:

    (Abrir / Cerrar) En Capitalismo: una historia de amor, Michael Moore denuncia los crímenes de su país

    Me temo que ninguno de los dos (Carlos y Marxista), habéis sabido comprender en absoluto el lado humorístico y satírico de Moore. No soy fan de este hombre, pero creo que es uno de los que más labor política anticapitalista hace en su país desde los medios de comunicación, máxime teniendo en cuenta un medio tan de masas como es actualmente el cine y (...)

    Me temo que ninguno de los dos (Carlos y Marxista), habéis sabido comprender en absoluto el lado humorístico y satírico de Moore. No soy fan de este hombre, pero creo que es uno de los que más labor política anticapitalista hace en su país desde los medios de comunicación, máxime teniendo en cuenta un medio tan de masas como es actualmente el cine y "su" cine. Precisamente, cuando dice lo de "el otro ismo", es una forma irónica de reirse del miedo yanki al socialismo/comunismo. Y para segir con la broma, luego saca a un "socialista" miembro del Senado y dice "tenemos un socialista", para a continuación desvelar que es socialdemócrata. Creo que hay que analizar las claves de un lenguaje como este. No es una película hecha acerca de la crisis en el mundo, sino del origen de la crisis en el mundo, por lo que la denuncia es doblemente grave contra las instituciones de su país. Y tan solo una puntualización Carlos: supongo que quieres decir que es un documental para estadounidenses, porque estos son sólo una parte de los americanos. En cualquier caso, creo que machacar al que levanta la cabeza no es nada positivo, más valdría que hubiese muchos trabajos en este sentido que pudiesen trascender las fronteras de aquel país, pero también fuesen conocidos y tenidos en cuenta dentro.
    Un saludo.

  1. El Lunes 25 de enero de 2010, a las 21:44

    [472] carlos dijo:

    En Capitalismo: una historia de amor, Michael Moore denuncia los crímenes de su país

    esta película promete, pero por favor, traducid el trailer al castellano

¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons