Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Martes 25 de julio de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

La Semana Negra va llegando al final - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Llega el momento de la última presentación de libros en la Semana Negra de Gijón de este año. La "suerte" le cae a Francis P. Fernández que presenta su libro La versión del minotauro. De anfitrión oficia Juan Ramón Biedma. La carpa del Encuentro está llena, pues se siente la cercanía del regalo del libro Pepsi. Biedma presenta la novela como un thriller con un capitán del ejército en franca caída y un sicario con sus crímenes a rastras. Hay también un presidente de un gobierno al que van a juzgar por invadir un país de Oriente Medio. En la realidad esto no pasa, los actos de este tipo no tienen consecuencias, no hay que revisar muchos años atrás en las hemerotecas para comprobar esa impunidad sobre las decisiones de nuestros gobernantes. Es la ventaja del novelista que puede acercarse a dónde el periodista es incapaz de llegar. Para contarnos todo esto Fernández nos monta una novela que además está muy bien escrita. Con un lenguaje muy curtido y utilizando un gran sentido del humor.

La Semana Negra va llegando al final

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Semana Negra. 17.07.2010
Ampliar imagen

Semana Negra. 17.07.2010

Paco Taibo con Los olvidados
Foto: ® Javi Álvarez

Semana Negra. 17.07.2010
Ampliar imagen
Semana Negra. 17.07.2010

Paco Taibo con Los olvidados
Foto: ® Javi Álvarez

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Para más información:
Semana Negra

Javi Álvarez – La República Cultural

Los militares españoles resolviendo un caso criminal

Llega el momento de la última presentación de libros en la Semana Negra de Gijón de este año. La "suerte" le cae a Francis P. Fernández que presenta su libro La versión del minotauro. De anfitrión oficia Juan Ramón Biedma. La carpa del Encuentro está llena, pues se siente la cercanía del regalo del libro Pepsi.

Biedma presenta la novela como un thriller con un capitán del ejército en franca caída y un sicario con sus crímenes a rastras. Hay también un presidente de un gobierno al que van a juzgar por invadir un país de Oriente Medio. En la realidad esto no pasa, los actos de este tipo no tienen consecuencias, no hay que revisar muchos años atrás en las hemerotecas para comprobar esa impunidad sobre las decisiones de nuestros gobernantes. Es la ventaja del novelista que puede acercarse a dónde el periodista es incapaz de llegar. Para contarnos todo esto Fernández nos monta una novela que además está muy bien escrita. Con un lenguaje muy curtido y utilizando un gran sentido del humor.

Francis P. Fernández define su novela como una conspiración alrededor de un hecho de actualidad. Se trata de una historia seria de héroes y villanos, en la que lo que importa son los personajes. Son personas que hacen cosas y que a la vez le sirven para desnudar el mito del agente secreto tipo James Bond. Nada es inventado, todo ha pasado de un modo u otro, sólo se ha maquillado para la novela. Dice que la inspiración, en cierta manera, le viene gracias a Madrid y sus atascos. Algo muy bueno para los novelistas pues les ofrece tiempo.

La novela se desarrolla dentro del estamento militar español. Dice Fernández que la corrección política es una tontería. El habla de los militares porque les paga y por tanto puede hacerlo. Cuando hizo la mili vio que que son como funcionarios que hacen cosas de funcionarios, cosas que en realidad no valen para mucho. En aquellos tiempos se hizo amigo de alguien que trabajaba en Inteligencia Militar y básicamente hacían el mismo trabajo tedioso de administrativo.

De aquí pasa a hablar del mundo del que procede: el académico. Es similar, tiene sus códigos, pero no difiere mucho de otras cosas. Lo académico te ayuda a describir y eso es importante para escribir. Las buenas novelas hablan de cosas que el autor conoce, así que la labor de documentación es muy importante, al igual que ocurre en el mundo académico.

Se nota que a Francis P. Fernández le gustan los líos. Explica que cualquier puede cometer un asesinato. La mente criminal es un mito construido por el poder para perseguir de una determinada manera. Es más fácil criminalizar al sujeto que explicar que es el mundo el que genera al criminal. No podríamos decirlo y no cambiar el mundo.

Los gijoneses y visitantes acuden para llevarse a casa el libro que representa el espíritu de la Semana Negra

La Semana Negra de Gijón es una acto de comunión entre escritores y público, un encuentro sin barreras. La santa hostia que la consagra es el libro Pepsi que se reparte en la carpa del Encuentro y después se firma en la carpa de A Quemarropa. Con él se cierra la actividad literaria de una Semana cargada de encuentros, charlas, presentaciones y complicidad.

Quien no ha tenido un libro Pepsi en su mano no puede saber de qué hablo. Guarda el libro la misma magia que todo lo demás que ocurre aquí, pero a su vez representa el espíritu contagioso de la Semana Negra. No se puede comprar, se regala toda la edición en unos minutos, en un acto efímero de amor por la lectura, como un polvo dulce que sella un cortejo tan trabajado como placentero.

Taibo toma la palabra para explicar que el libro es un producto de muchos años de trabajo. Es importante, igual por los contenidos que por los autores. Se trata de un libro único, sin distribución comercial. Con el de este año han tratado de plantearse las historias de Los olvidados para rescatar a aquellos que los autores encontraban necesarios en nuestros días, pero a las que hemos dejado de recordar.

Juan Carlos Garabaya, gerente de Pepsi, en su turno, explicó que la crisis no puede llegar nunca al libro Pepsi. Con el libro la empresa participa en la parte cultural de la Semana Negra. La idea de este año de crisis era superarse y así se ha hecho.

La Semana Negra de Gijón es una acto de comunión entre escritores y público, un encuentro sin barreras. La santa hostia que la consagra es el libro Pepsi que se reparte en la carpa del Encuentro y después se firma en la carpa de A Quemarropa. Con él se cierra la actividad literaria de una Semana cargada de encuentros, charlas, presentaciones y complicidad.

Quien no ha tenido un libro Pepsi en su mano no puede saber de qué hablo. Guarda el libro la misma magia que todo lo demás que ocurre aquí, pero a su vez representa el espíritu contagioso de la Semana Negra. No se puede comprar, se regala toda la edición en unos minutos, en un acto efímero de amor por la lectura, como un polvo dulce que sella un cortejo tan trabajado como placentero.

Taibo toma la palabra para explicar que el libro es un producto de muchos años de trabajo. Es importante, igual por los contenidos que por los autores. Se trata de un libro único, sin distribución comercial. Con el de este año han tratado de plantearse las historias de Los olvidados para rescatar a aquellos que los autores encontraban necesarios en nuestros días, pero a las que hemos dejado de recordar.

La gente de Pepsi, en su turno, explicó que la crisis no puede llegar nunca al libro Pepsi. Con el libro la empresa participa en la parte cultural de la Semana Negra. La idea de este año de crisis era superarse y así se ha hecho.

La versión del minotauro. De anfitrión oficia Juan Ramón Biedma. La carpa del Encuentro está llena, pues se siente la cercanía del regalo del libro Pepsi.
Biedma presenta la novela como un thriller con un capitán del ejército en franca caída y un sicario con sus crímenes a rastras. Hay también un presidente de un gobierno al que van a juzgar por invadir un país de Oriente Medio. En la realidad esto no pasa, los actos de este tipo no tienen consecuencias, no hay que revisar muchos años atrás en las hemerotecas para comprobar esa impunidad sobre las decisiones de nuestros gobernantes. Es la ventaja del novelista que puede acercarse a dónde el periodista es incapaz de llegar. Para contarnos todo esto Fernández nos monta una novela que además está muy bien escrita. Con un lenguaje muy curtido y utilizando un gran sentido del humor. "> Fecha: el Sábado 17 de julio de 2010

Lugar: Semana Negra - Playa del Arbeyal. La Calzada. Gijón

Ver más fechas pasadas

La versión del minotauro. De anfitrión oficia Juan Ramón Biedma. La carpa del Encuentro está llena, pues se siente la cercanía del regalo del libro Pepsi.
Biedma presenta la novela como un thriller con un capitán del ejército en franca caída y un sicario con sus crímenes a rastras. Hay también un presidente de un gobierno al que van a juzgar por invadir un país de Oriente Medio. En la realidad esto no pasa, los actos de este tipo no tienen consecuencias, no hay que revisar muchos años atrás en las hemerotecas para comprobar esa impunidad sobre las decisiones de nuestros gobernantes. Es la ventaja del novelista que puede acercarse a dónde el periodista es incapaz de llegar. Para contarnos todo esto Fernández nos monta una novela que además está muy bien escrita. Con un lenguaje muy curtido y utilizando un gran sentido del humor. "> Fecha: el Sábado 17 de julio de 2010

Lugar: Semana Negra - Playa del Arbeyal. La Calzada. Gijón

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons