Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Jueves 27 de abril de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

Cinco libros de poesía que leí en 2014 y me gustaron - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Algunos de los libros de poesía que he leído en el año que acaba de concluir no se publicaron, por supuesto, en ese año, pero he hecho aquí una selección de los más recientes y que creo que pueden resultaros interesantes. Todos ellos han tenido la capacidad de sorprenderme o conmoverme, dos cosas para mí fundamentales en este ámbito literario. Pero también llama la atención lo pegada al suelo que está la poesía, no toda seguramente, pero sí ésta que traigo aquí. Poesía de vida, de dolor, de paisaje cercano, de cosas que pasan porque son poetas que miran alrededor, que saben lo que hay… y lo cuentan. Conmoción desde luego provocan los versos desérticos y rasposos de Cristina Morano en su último libro Cambio climático (Bartleby, 2014), un recuento de paisajes áridos que llevan al temblor a todas las raíces. Morano se detiene esta vez en ese proceso de cambio a peor, de deterioro de un paisaje, real y vital, en el que nos regatean la esperanza.

república, cultural, revista, digital, Poesía, literatura, libros, 2014, Cambio climático, Cristina Morano, Bartleby, A contraluz de embargo, Graciela Zárate, Teresa Núñez, Lastura, Mis pies de mono, Miguel Martínez López, Baile del Sol, El desorden de noviembre, Mª Jesús Silva, La Baragaña, Economía de guerra, Ana Pérez Cañamares, Lupercalia, La República Cultural

Cinco libros de poesía que leí en 2014 y me gustaron

Poetas que miran alrededor, que saben lo que hay… y lo cuentan.

Tip A Friend  Enviar
imprimir documentoVersión para imprimir de este documento Versión imprimir
Economía de guerra
Ampliar imagen

Economía de guerra

Portada del libro de Ana Pérez Cañamares en editorial Lupercalia.

A contraluz de embargo
Ampliar imagen
A contraluz de embargo

Portada del poemario de Graciela Zárate.

Click en las imágenes para ampliar

Inma Luna – La República Cultural

Algunos de los libros de poesía que he leído en el año que acaba de concluir no se publicaron, por supuesto, en ese año, pero he hecho aquí una selección de los más recientes y que creo que pueden resultaros interesantes. Todos ellos han tenido la capacidad de sorprenderme o conmoverme, dos cosas para mí fundamentales en este ámbito literario. Pero también llama la atención lo pegada al suelo que está la poesía, no toda seguramente, pero sí ésta que traigo aquí. Poesía de vida, de dolor, de paisaje cercano, de cosas que pasan porque son poetas que miran alrededor, que saben lo que hay… y lo cuentan.

Conmoción desde luego provocan los versos desérticos y rasposos de Cristina Morano en su último libro Cambio climático (Bartleby, 2014), un recuento de paisajes áridos que llevan al temblor a todas las raíces. Morano se detiene esta vez en ese proceso de cambio a peor, de deterioro de un paisaje, real y vital, en el que nos regatean la esperanza.

Con el reojo puesto en los barrancos del Gebas, una zona geográfica próxima a Murcia en la que aprecia un anticipo del futuro agrietado de nuestro planeta, la poeta se detiene también en los minúsculos y dolorosos desiertos íntimos de la casa, del quehacer cotidiano o de los miedos. Ni siquiera la lluvia resulta redentora en Cambio climático porque llega de golpe y sólo sirve para mayor desolación.

Cristina Morano da otra vez en el clavo si lo que pretende es que sigamos cuestionándonos los sinsabores de la existencia y los desoladores horizontes que nos rodean. La tristeza no está obligada a pedir disculpas, sobre todo la que acontece a causa de un errado desarrollo de la actividad humana sobre el planeta y sus habitantes.

También con la mirada puesta en la actualidad, en una actualidad dolorosa y terrible, desarrolla su primer trabajo poético la argentina afincada en Almería, Graciela Zarate. A contraluz de embargo es el título de su poemario, publicado por la editorial Lastura, en el que nos permite acompañarla en el desgarrador proceso de desahucio que experimentó en primera persona.

La puesta en cuestión de lo que es un hogar, de las cosas que nos rodean y del camino que se puede seguir cuando a alguien le expulsan de su casa son el eje de este exquisito poemario, que sorprende por su vigor y la dosificación de miedos y esperanzas que propone la autora. Las emociones son sólidas por lo que tienen de autobiográficas y, a la vez, solidarias, por lo que podemos reconocernos en muchos de los apegos que describe y el terror que nos inspira la intemperie. Un estreno poético a tener en cuenta.

Y de un estreno a otro, el del profesor de filosofía Miguel Martínez López, que ha publicado en la editorial Baile del Sol Mis pies de mono, un libro en el que muestra una muy particular voz llena de vitalidad, ironía y cuestionamiento de todas las cosas. Vertebrado sobre unos versos de Jaime Gil de Biedma, Miguel Martínez López construye un poemario al que da gusto acercarse, se abra por la página que se abra, y que aun gana más si se tiene la posibilidad de escuchar al autor en algunos de los numerosos recitales que está llevando a cabo por distintas ciudades de nuestro país. La educación, la literatura, la familia, el capitalismo, el amor, la filosofía… Nada queda al margen del escrutinio de este certero autor que no parece achicarse ante ningún paisaje.

Si Graciela Zárate nos hablaba en su libro de una experiencia de desahucio, también El desorden de noviembre, de María Jesús Silva, se sostiene sobre el abandono de una casa. Editado por La Baragaña, este poemario es un catálogo de despedidas que se llevan a cabo a través de los objetos y electrodomésticos que acompañan al sujeto poético que habita la casa, la casa que se va a dejar, que se va cerrando, como metáfora de un tiempo al que se pone fin. El cuadro, la ventana, el cenicero, el reloj, la olla, la lavadora, la cama…, todo se va pudriendo, deteriorando, avisándonos del desgaste, de su obsolescencia, de su carácter efímero. María Jesús Silva es una poeta elegante y extremadamente sensible y todos sus poemas están impregnados de esa delicadeza.

Por último, también se ha publicado en 2014 el libro de Ana Pérez Cañamares Economía de guerra, su quinto poemario, que ha visto la luz con la editorial Lupercalia. Se trata quizá del proyecto más claramente combativo de una autora que siempre se ha asomado a la poesía social y que esta vez hace de ella su argumento de manera más evidente. En diálogo con algunas citas de Antoine de Saint-Exupéry pertenecientes a su libro Piloto de guerra, Cañamares pone en verso sus principios anticapitalistas y lo hace de manera íntima y colectiva ya que el poemario surge principalmente de su experiencia en la Asamblea Popular de barrio en la que participó con el movimiento del 15M. El insomnio, las indigestiones, la indignación y el cansancio se dan la mano con la solidaridad y la denuncia en los poemas de Ana y también la belleza, esa belleza que ella siempre persigue y que utiliza como tabla de salvación, no sólo propia sino del ser humano. Economía de guerra es un paso más en la consolidación de esta poeta que ya se ha convertido en una de las más reconocibles del panorama actual en nuestro país.

DATOS RELACIONADOS

Título: Cambio climático
Autora: Cristina Morano
Editorial: Bartleby (2014)
Páginas: 59
ISBN: 978-84-92799-76-3, 2014

Título: A contraluz de embargo
Autora: Graciela Zárate
Prólogo: Teresa Núñez
Editorial: Lastura (2014)
Páginas: 74
ISBN: 978-84-942298-0-0

Título: Mis pies de mono
Autores: Miguel Martínez López
Editorial: Baile del Sol (2014)
Páginas: 104
ISBN: 978-84-942615-1-0

Título: El desorden de noviembre
Autora: Mª Jesús Silva
Editorial: La Baragaña (2013)
Páginas: 76
ISBN: 978-84-940782-8-6

Título: Economía de guerra
Autora: Ana Pérez Cañamares
Editorial: Lupercalia (2014)
Páginas: 136
ISBN: 978-84-942616-7-1

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons