Menú
laRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Inicio
LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital
Síguenos
Hoy es Sábado 24 de junio de 2017
Números:
ISSN 2174 - 4092
PORTADAS

Pisadas en la nieve sucia, recorrido por la derrota - LaRepúblicaCultural.es - Revista Digital

Entre la desilusión y la melancolía se sitúan la casi treintena de poemas de esta obra. En ella, Ismael Cabezas realiza un recorrido por la constatación de la derrota existencial y social con dicción clara y registro narrativo, aunque mantiene una buena tensión en los poemas gracias al trabajo de síntesis. Cabezas, quien, según se cuenta en el prólogo, toma como referencia a “la otra sentimentalidad” y las teorías de Juan Carlos Rodríguez (a pesar de que su primer poemario data de 1999), escribe desde fuera, aunque se sumerge en la precariedad laboral hasta afirmar que “ahora pertenezco a los excluidos”. El poeta habla de la gente trabajadora, empobrecida, que queda fuera de la imagen ideal de la publicidad, que malviven con sueldos de miseria o están desempleados.

república, cultural, revista, digital, literatura, poesía, Ismael Cabezas, baile del sol, pisadas, nieve sucia, La República Cultural

Pisadas en la nieve sucia, recorrido por la derrota

Entre la desilusión y la melancolía

Tip A Friend  Enviar
Versión para imprimir de este documento Versión imprimir
Pisadas en la nieve sucia
Ampliar imagen

Pisadas en la nieve sucia

Portada del libro de Ismael Cabezas.

Ismael Cabezas
Ampliar imagen
Ismael Cabezas

El autor de Pisadas en la nieve sucia. Fuente: página del autor.

Click en las imágenes para ampliar
DATOS RELACIONADOS

Título: Pisadas en la nieve sucia
Autor: Ismael Cabezas
Editorial: Baile del Sol (2014)
Páginas: 56
ISBN: 978-84-16320-11-0

Alberto García-Teresa – La República Cultural

Entre la desilusión y la melancolía se sitúan la casi treintena de poemas de esta obra. En ella, Ismael Cabezas realiza un recorrido por la constatación de la derrota existencial y social con dicción clara y registro narrativo, aunque mantiene una buena tensión en los poemas gracias al trabajo de síntesis.

Cabezas, quien, según se cuenta en el prólogo, toma como referencia a “la otra sentimentalidad” y las teorías de Juan Carlos Rodríguez (a pesar de que su primer poemario data de 1999), escribe desde fuera, aunque se sumerge en la precariedad laboral hasta afirmar que “ahora pertenezco a los excluidos”. El poeta habla de la gente trabajadora, empobrecida, que queda fuera de la imagen ideal de la publicidad, que malviven con sueldos de miseria o están desempleados.

A pesar de que el autor se refiere a ellos como “gente a la que presto mi palabra”, lo cierto es que el anclaje del “yo” continúa ubicándose en él como sujeto, pues Cabezas retrata, recoge escenas (como la de la oficina del INEM), alza una mirada panorámica para centrarse en esas otras personas que no constan en la imagen pública del Estado del Bienestar o en el de la recuperación económica. El “yo” se acerca, dialoga con ellos y aporta pinceladas de su situación. De este modo, pareciera que el poeta paseara por los suburbios y tomara nota en sus versos de lo que observa. Es por ello que domina una pretensión realista, documental, hasta el punto de que podríamos afirmar que Pisadas en la nieve sucia resulta un poemario costumbrista.

El volumen arranca así, con varios poemas que abordan ese conflicto, aunque paulatinamente se abandona. En efecto, el libro va virando hacia lo autobiográfico, y se acumulan las referencias culturales y las alusiones a la infancia, tanto propia como de otras figuras de su familia. De hecho, varios poemas aparecen escritos dentro de las coordenadas de la “poesía de la experiencia”. En cualquiera de los casos, Pisadas en la nieve sucia se trata de un poemario centrado en las personas. La mirada del autor se detiene en ellas y reconstruye someramente sus vidas.

Sin embargo, en todo el libro persiste una mirada melancólica, de sueños perdidos, de aspiraciones abandonadas, que llega a abrumar. Habla, no en vano, también del movimiento contestatario con desilusión, con desencanto, envolviéndolo en un aura romántica, como si de algo del pasado, sólo sostenido por el ardor juvenil, se tratara. El tono, en definitiva, refleja que se escribe desde la asunción de la derrota, desde la resignación, que desactiva toda posibilidad de rebeldía en el presente.

FORO DEL ARTÍCULO
¿Quién eres?

Tu mensaje

Alojados en NODO50.org
Licencia de Creative Commons